Inicio Etiquetas Talleres atentos

Etiqueta: talleres atentos

Milagros

Asisto cada sábado a un milagro. Que sí, Pitita, que sí. El milagro de los talleres. Porque lo habitual es que aprendices, talleristas y papelera disfrutemos de los beneficios de reunirse una mañana en torno a una mesa, para hacer cosas imperfectas y bonitas. Pero para que esto suceda tienen que alinearse antes un montón de causas y azares. En...

Un taller para celebrarse

No cabe ni un trocito de washi tape en el taller. Hoy es de tarjetería navideña, las diez plazas están cubiertas, hay aprendices de Madrid, de Zamora, de Valladolid; hay aprendices que vienen con un bono atento, y aprendices que vienen en familia, también con una amiga. Hay diez aprendices que se reúnen una tarde de otoño para celebrarse....

Volveremos a pasear

Iba a escribir sobre las cinco llamadas que hizo O. al ver la programación de los talleres atentos: "¿Me guardas 5 plazas para el taller de carvado de sellos? Tengo un grupo de wasap que está que arde si no les confirmo que tenemos sitio. ¡Te dejo que me estoy depilando!" pero no hago más que pensar en Barcelona,...

Lo imperfecto es wabi sabi

Sigo una pequeña liturgia al inicio de cada taller atento: me gusta dar la bienvenida a las aprendices, agradecerles su presencia en el atelier, presento a la tallerista, les anuncio que beberemos té, deseo que disfruten del regalo de hacer algo único. También les animo a que no se aturullen si la encuadernación no queda perfecta, el sello borroso, o los trazos de lettering agarrotados. Mis sobrinas ya lo dejaron escrito en...

Poesía y prosa del edén

"Si es que además está todo tan cuidado, tan ordenado, lo bien que huele..." La papelera sonríe, cruza las piernas con gracia, descansa la cabeza sobre la palma de su mano y asiente, como si la tiendita fuera, efectivamente, un edén de papel. <Dos horas antes> Estooo, papelera, nada, que el fregaderero está atascadísimo. Debe ser que de tanto lavar los peces, pues que...

La hora de los atentos

Soy una papelera divina. Y sin abuela. Cambiante, lunar, fluyo como el agua del segundo chakra... ¿Pero qué mierda estás diciendo? Quiero decir que estoy haciendo una reflexión honda, serena, meditada... Qué paliza de chiquilla. ... sobre si cambiar o no cambiar el horario de la tiendita. Desde el principio, pensé en los sábados por la tarde como el mejor momento para los talleres atentos: en general,...

Talleres evidentes

¿Y das tú los talleres? No, no los doy. No soy experta en encuadernación, ni en carvado de sellos, lettering, o pintura cerámica. Soy experta en buscar talleristas talentosos que sepan mucho de lo suyo, y sepan enseñarlo muy bien. Y por eso los talleres atentos son lo que son. ¿Y qué son? Son la bomba, el recopetín, lomásdelomás. Ya está la excesiva. ¡Danos evidencias! Evidencia 1:...

Y escribo

Ah, y me gusta mucho leer La Servilleta. Así se despide una cliente atenta. Me suena mejor que la mejor canción de Love of Lesbian. La corriente atenta también es maravillosa porque te comunica generosamente aquello que le gusta. Se marcha, abro el putowordpress procesador de textos, me pongo a Santi en la oreja, para que me susurre, y escribo. Es mediodía, no me...

Guau

Desde que he implantado el pago por anticipado de los talleres, respiro aaamplio. Se me ha quitado esa contracción de ombligoanogenitales tan de yoga, que hacía de manera natural cada vez que abría el correo, esperando encontrarme una baja de última hora. Lo cierto es que no han sido frecuentes estas ausencias, pero cuando ocurrían, me arrabiaba porque se...

Permitido fijar carteles

Pasé mi infancia con una duda grande, ¡enorme!, inmensa como Barcelona. Paseando por las calles, en paredes impolutas, leía: Prohibido fijar carteles. "¿Y de qué carteles se van a fijar, —razonaba yo— si no hay ninguno que copiar?" Recuerdo esta ingenuidad los días que me toca fijar carteles, los carteles que anuncian los talleres atentos. Podría colocarlos siguiendo los criterios publicitarios del itinerario...