Inicio Etiquetas Emprender es bonito

Etiqueta: emprender es bonito

Adjunto archivo

"Con los doscientos y pico euros que me quitan de la cuota de autónomos, voy a reponer unos cuantos washi tapes. Click. Finalizar pedido." Así me paso los días, mirando cuántas pesetas puedo gastar para llenar poco a poco las estanterías de la tiendita. Sufro cuando me dicen con ligereza que si voy a traer tal nueva...

Bye, enero

Hay semanas en las que prefiero no escribir servilletas. Yo sé que la corriente atenta la espera (vale, mi madre, mi padre, y unas cuantas atentas y atentos muy fanes); porque la servilleta es la alegría de vivir. Pero hay semanas en las que la alegría de vivir me la quita Hacienda, que me recauda como si...

Respira, estás emprendiendo

Cómo es el día de la mujer emprendedora en las redes sociales: Es mediodía, estoy desmayada en el sofá de mi hogar, entro en Instagram, ya, mal. Leo entre bostezos que se celebra el día de la mujer emprendedora. Venga, papelera, haz memoria, recuerda dónde tienes el secador, píntate el ojo, y sube una...

Flotar en el mar

Escucho a menudo: "Trabajar aquí debe ser un lujo." Lo es. Rodeada de tantas cosas bellas, con el club de la corriente atenta, haciendo y deshaciendo sin dar explicaciones a compañeros chungos o jefes mediocres... Rodeada de tantas cosas bellas. Yo soy feliz en mi trabajo. Pero feliz, lo que se dice feliz, soy más feliz en la playa. Mal,...

Emprender (con motor) es bonito

Por skype, los gurús que saben de lo que saben me preguntan qué tal estos cuatro años como entrepreneur . Yo les digo que me he sacado por libre el grado en Emprendimiento que es Bonito. Sonríen la ocurrencia, pero no se desvían de su discurso, autodenominado potente: Te felicitamos por estos cuatro años. A partir de ahora, es...

Sentimiento flójer

Sé que tengo un trabajo que es el Gordo de Navidad. Soy muy consciente del privilegio de despertar cada mañana a la bimba, oír los berreos de la sorellina, tener una oficina que huele a flores, a lápiz, a té. Estoy malísimamente mal acostumbrada por la corriente atenta, que me cuida como papel de seda. Todo esto yo lo...

Arena de praia

Me preguntan si echo de menos a la empleada del año. Todo el tiempo: yo llegaba y ella ya estaba dale que dale en el atelier: Jefa! Acaban de llegar dos cajas de Artemio. Las subo a la web, y hacemos un stories. Jefa! Un pedido en la web. ¡Te dije que el kit de encuadernación lo iba a...

Elogio a la flojera

Dos jardineros analizan cómo un tercero corta el césped; al magnolio solo le ha salido una flor; las hojas de los abedules se desprenden leves, dudosas; los pájaros hablan de cosas de pájaros, pí, pí, sin demasiado interés. Todo un poco perezoso. Es verano. Imagino a la corriente atenta a remojo en piscinas, o pantanos, las bañeras, haciendo lo del...

Antes de ti, después de ti

Antes de ti, bimba, yo leía, los libreros eran mis amigos, dedicaba horas y atención a las historias, las subrayaba, las paladeaba, pasaban los meses y aún las recordaba. Antes, me conocía todas las novedades, acudía a presentaciones de autores idolatrados, siempre me preparaba una pregunta —nada rollera, que fuera simpática— para agradecer al autor por venir, al librero...

Los días, las hortensias

Hay días que no quiero trabajar. Hay que tener santo rostro, osea: ¿tienes el trabajo de tus sueños, tu papelería hace feliz a personas, animales y cosas, la corriente atenta te mima, los talleres están petados, la tienda online coge ritmo, ¡das empleo!, lo atento se poliniza hasta Cuenca y más allá. ¿Y vas y dices que hay días que...