Inicio Etiquetas Clientes atentos

Etiqueta: clientes atentos

Carta a M.

Estimado M., Su primer pedido lo recibo estando de vacaciones. Desde el móvil pude ver que era un cliente nuevo, que pedía Ballograf, y lo hacía desde Las Palmas. Pienso: "Le cuesta más el envío que los bolígrafos. Le pondré extra de atención." A mi vuelta de dar pedales, preparo su paquete, escribo la postal, coloco una bolsita de arena portuguesa, qué...

Escrapero consorte

Atentamente es femenina: la bimba, la papelera, la corriente atenta... A los talleres acuden mayoritariamente mujeres, que son las que, también por lo general, visitan la tiendita. A mí me gustaría que vinieran más hombres, para lo mío, aunque hay que decir que los atentos conforman una exquisita minoría de testosterona. 677 567 765. ¿Qué es? El número de First...

La antichina

Evito llamarlos "chinos". Procuro hablar de bazares, o esa tienda que está entre la farmacia y aquel bar... Aunque la gente al final acabe aclarando, "¡Ah, el chino!". También intento no frecuentarlos, porque me duele imaginar cómo se ha fabricado todo lo que allí se apila; sufro viendo tanto material de toda clase y condición, esparcido sin cariño, sin...

Niño viento

Entra en la tiendita de puntillas, con el sigilo del padre que vigila la fiebre del hijo. O al revés. Buenas tardes. Buenas tardes. Por su altura, podría ser universitario. Por su cara, acaba de empezar bachillerato. Se desliza, como si fuera de viento, entre plumas, pinturas de tiza, cuadernos. Frente al expositor del escaparate, hace ese gesto de querer comprobar...

Portarse normal

"Tú pórtate normal". Fue la recomendación que escuché hace años a una madre. Iba dirigida a su pequeña hija, que estaba rayando el berrinche. Sus palabras contuvieron el puchero infantil. Yo desde entonces siempre las invoco en situaciones aturullantes. Hoy es Black Friday y decido portarme normal. ¿Y qué es para mí normal? Pues anunciar por las redes sociales que...

La alegría seguía allí

Al día siguiente, la alegría seguía allí. La notó en el perfume de las rosas amarillas que le envió caracol; en el ramo de peonías que trajo E. —"Ya te dije el martes que a lo mejor nos volvíamos a ver. ¡Ojalá se abran!"—; le vino de golpe en la elegancia de la planta de C. y C., que no...

Logística atenta

Hace unos días fue el cumpleaños de mi hermano. Como vivimos lejos, Esto ya lo has contado. Es que es otro. ¿Pero qué sois, la familia Von Trapp? le llamo al acostar a la bimba. Le felicito mucho, nos reímos mucho, le pregunto que qué tal, y me empieza a contar: "Pues estuve hace una semana en un congreso. Y...

Güichi y güichi

Es por la tarde. Tengo un sueño atroz. A ratos es primavera; a ratos, enciendo la calefacción. Hago un pedido, pago facturas, contesto correos. Tengo un sueño atroz. En el atelier, baño a la orquídea; ordeno las troqueladoras por colores, envidio a la orquídea, miro vídeos en youtube sobre encuadernación, busco una canción. Hago cosas para olvidar que mis sobris iban a venir...

Poner oreja

¡¡Es que escuchas demasiado!!, dice la empleada del año. Es verdad, tengo cara de oreja. Pero no es algo nuevo por haberme hecho papelera, ni una estrategia comercial para aguantar la chapa de esa persona que parece haberse despertado de un coma y lleva 10 años sin hablar con nadie y yo escucho lo que haga falta con tal...

Un mensajero lleno de gracia

Si de mí dependiera, llevaría los pedidos atentos como si fueran bandejas de pasteles, de puntillas, a pasos pequeños, y al entregarlos, les diría adiós con la manita. Retomaré esta idea genial dentro de unos años. Mientras, contrato una empresa de mensajería apostando por la empresa de L., nuestro repartidor de confianza, que hace su trabajo con salero gaditano....