El funambulismo que compensa

Todo este funambulismo... "CriCriCri. ¡Cielos, ya? Uf, cinco minutinos más, y paso de salir a correr. A ver dónde está el móvil... Un correo de Artemio, otro de Tassotti, que está agotado el papel de los bigotes, ay qué disgusto, tan de mañana. Aivá, no queda café. ¿Se ha terminado el aceite? Mira, lo que nunca se acaban son estas sanísimas...

Taller sopetón

No es bonito que la semana en la que se destapan casos de corrupción fiscal te toque pagar el IRPF y el IVA —no el trimestral, que estamos en recargo de equivalencia, sino el de operaciones intracomunitarias. Que se note que me empapo los boletines de Infoautónomos—. Ni está bonito que la semana en la que haces pedidos con el culo apretao anuncien en...

¡Que viene la atenta!

Es lo que creo que se dirán con la mirada los cajeros de la Caja. "¡Todos a sus puestos: que viene la atenta!" Yo no me entero porque vuelvo al planeta mientras me quito los cascos, convencida de que Santi Balmes quiere arriesgarse a conocerme y va a aparecer por la tiendita de papel cualquier día. Si no está...

Delirios de abuela

“Ese negocio de la nena… Le va a ir bien.” Así de claro tenía abuela Rosario el porvenir de Atentamente. Hace unos días que se nos ha ido. Era una abuela ¡tan! abuela, que era la madre del abuelo atento. Y aunque ha llegado hasta el final de su camino ―que es como la vida tendría siempre que ser― nos deja...

La pera limonera y el milagro

Se lo explica una clienta atenta a su marido: - Es que aquí los talleres son muy especiales. Es la música, el rato que paramos a merendar, la elección de los talleristas, la gente con la que coincides, el ambiente ¡tan chulo! que se crea... Vamos, que son mucho mejor que ir al spa. - Ya. ¿Qué era lo que decías que tenía...

Feliz como Lartigue

"Ishtagraaán!!" Esto es lo que grito -en tono Marcial- cada vez que el móvil parpadea con un aviso de Instagram. No había tenido antes Instagram -ishtagraaán- hasta que un día, en pleno delirio por la apertura de Atentamente, una amiga me anima: - ¡Háztelo! Tu tienda es muy visual. Muy apropiada para Instagram. - Pero si ya tengo feisbuk, tuiter, pinterest - Prueba. Verás cómo te alegras. Su...

Las medici atentas

Están los Medici a secas, aquella familia florentina que impulsó -con carretillos de liras- las artes renacentistas. Y están las medici atentas, clientas que no solo compran y hacen talleres a trisca: es que, además, ¡te regalan cosas! Aparecen con galletas, bizcochos, chuches, tes que perfuman el atelier; traen libros deliciosos -"es que te pega"-; sugieren por feisbuk canciones maravillosas... Se marchan felices, y a mí me dejan con...

Cuando fui matahari

Ser copiota está fatal. Pero como yo quería que Atentamente fuera tienda y fuera atelier tuve que ser copiota. Total. Fatal ya estaba. Confieso que hice un poco de espionaje industrial en algunas tiendas de la capi, para ver cómo organizaban los talleres. Con gran disimulo, me matriculé en un taller de carvado de sellos y en otro de washi tape. Al primero...

Cosas preciosas

Me gustaría hacer un álbum para regalárselo a mi hermana. Quería washi para decorar las paredes de la habitación de los niños. Busco papeles bonitos para forrar una maleta antigua que tengo en casa desde hace un montón. ¿Qué necesito para hacer esas banderitas tan chulas que tienes ahí? Llegan los clientes atentos cargaditos de ideas de papel. Da un poco igual si...

Escribir atentamente

- Que no pasa naaada. - Es que no sé... Hay gente que está esperando a que llegue el viernes para leerla. - Di que sí: aguardan a Juan José Millás, a Enric González, y luego a ti y tu servilleta. - Bueno, vale, pero es que para mí escribir es cosa de mucha responsabilidad: primero, pensar, que eso cansa; después, saber contar, y al final...