A qui i qui i

1
302

Enero es un mes empinado: la huchita juntada en navidad se rompe para afrontar los modelos de Hacienda y las reposiciones de stock. Un día crees que eres rica, y al siguiente, vuelves a ser autónoma. No pasa nada. Hemos venido a jugar.

Además, el susto de Hacienda ya no es lo que era: a fuerza de recordártelo cada trimestre, te acostumbras, lo lees en positivo diciéndote que, si pagas, es porque facturas guay, y piensas que, gracias a estos impuestos, nos han puesto vacunas, hecho antígenos, y atendido cuando lo hemos necesitado. Be water, my friend.

Lo que sí está siendo una sorpresa son los cambios de tarifas y condiciones de venta de muchos proveedores.

Ejemplo 1:

Hago un pedido a la casa de papel decorativo de mi corazón italiano. Mimosas, lavandas, leonardos, bicicletas… que no falte de ná. Me contestan que, da quest’anno, el precio del pliego se incrementa, y además, las cantidades mínimas se multiplican por dos. Contesto que de acuerdo, que entonces pediré menos variedad. Carita de dientes del wasap.

Ejemplo 2:

Los lokta están arrasados. Valor, papelera, haz otro pedido. Y ¡oh, milagro!, su precio también se ha incrementado. Carita de ojos llorosos.

Ejemplo 3:

No puedo demorarlo más. Tengo que reponer troqueladoras, cizallas, plegaderas, papel de scrap. Cojo aire, abro el excel, comienzo a sudar. ¿Todo más caro, de verdad?

Y entiendo que todos venimos de dos años muy complicados, que las materias primas han subido, y que pagar esos contenedores que vienen de paí debe ser carita de llanto desolado del wasap. Lo entiendo todo. Ya. ¿Y yo qué hago? ¿Subo precios también?

  • Juan Luis, ¿tú qué harías?
  • El costo la vida sube otra vé.
  • ¿Perdón?
  • A la Misubichi y a la Chebrolé.
  • ¿Mejor subir enero bailando?
  • A qui i qui i.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here