Atraco al furgón

6
324

J. es atenta en la distancia. Desde La terreta, da me gustas, comenta, y con la tienda online, le llevamos lo atento a casa. Si surge algún imprevisto, no pone ni un poquito de drama, y afloja la mochila de la papelera con palabras delicadas.

J. hace un nuevo pedido, lo envuelvo con mimo, lo envío. A los días, llega un correo de la empresa de mensajería: «Debido a que el furgón de reparto sufrió un robo, necesitamos que notifique el valor del contenido del envío SBTAFYLS.» Con carita del grito de Munch, escribo por instagram:

  • J., no te lo vas a creer, me dicen de Seur que han robado la furgo donde iba tu pedido! Hay un expediente abierto, pero en lo que se resuelve, acabo de devolverte el importe. En la tienda aún queda algo de lo que compraste, por si quieres hacer un nuevo intento : )
  • No te preocupes, querida! Acabo de ver el reembolso, lo que sí espero es que te devuelvan el dinero, o la mercancía. Voy a hacer un nuevo pedido. Me vas contando, carita de besos.

Hasta aquí, la historia real. Y a partir de aquí, la fantasía.

  • Llamada de control. ¿Tokio, Denver?
  • Todo en orden, Profesor. El furgón está a punto de salir de la nave, ¿Denver me copias?
  • Te copio, por aquí tranqui, desayunando horchata con fartons.
  • Tenemos claro lo que buscamos, nada de Amazon.
  • Ni de Amancio.
  • Ni de Amancio. Y si dudáis, ya sabéis cómo identificar el paquete.
  • Por el olor, Profesor. Huele a Papel de Armenia desde fuera.
  • Aquí Denver. El furgón acaba de salir. 3 minutos para tenerlo a la vista, Tokio.
  • Recibido.
  • Tokio, concentrada, localizamos el paquete y nos vamos.
  • Sin jarana, Profesor, esta vez no.
  • Y trátalo con cuidado, Tokio, necesito ese papel.
  • ¿Pajaritas?
  • Pajaritas.
  • Ya lo veo. Voy a por él.

6 Comentarios

  1. Ay María, qué bueno!! Te puedes creer que cuando dijiste lo del robo yo también pensé en La Casa de Papel? Tal cual, me los imaginé con los monos y las caretas, sudando la gota gorda con los 30 grados largos que tenemos por aquí. Así que la horchata con fartons, imprescinible, jeje …
    Eso sí, muy inteligentes escogiendo el botín más valioso (nada de Amazon, nada de Amancio): un paquete preparado con mucho cariño por una papelera atenta. Y eso no tiene precio-
    Besos de horchata desde la terreta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here