Tu día peormejor

2
376

¿Qué tiene que pasar para compensar un día en el que llegas a la tiendita, y la persiana, click, cliick, cliiiiick, se para a un palmo del suelo; llamas al seguro y te dicen que no lo cubre, pero que te pueden enviar a una empresa colaboradora y «solo» cobrarán la mano de obra; y tú dices que sí, que vengan, que tienes un crédito Ico recién concedido, que se den prisa, que por ahí vienen nubes, y que tienes que trabajar?

¿Cómo enderezar un día en el que, 2 horas después, llega el cerrajero en pleno aguacero, te dice que te metas en su furgo mientras le explicas la avería, mira el hueco que ha dejado la persiana, te mira, te dice: «¿Sabes reptar?» Y esperamos a que escampe, reptamos por el huequito que ha dejado la persiana, y te explica, ceño arrugado, que no sabe si le va a llevar una hora, o dos, o tres?

¿En serio vas a relativizar que esta mañana no vendes nada, y vas a hacer equipo con un cerrajero, vuelves a reptar marcha atrás, le pasas por el huequito todo la cacharrería que lleva en la furgoneta: ¡escalera!, ¡caja de herramientas!, ¡un martillo! !busca la radial!, y no te importan las miradas de los padres que esperan a los chiquillos del cole, mientras tú hablas a voces a una persiana semibajada?

¿Qué te espera para que te parezca bien empujar, y empujar, y empujaaaaar la persiana, «¡un poco más!, !un poco más!, !ya está arriba, maría!», entrar temblando en la tiendita, dar una buena propina al cerrajero, limpiar los polvos y los lodos, estirarte la falda, peinarte con los dedos, lavarte hasta los codos, marcharte como si no te hubiera pasado por encima una persiana.

Pues te espera lo mejor: una cola, un carné, tu brazo, y la vacuna.

2 Comentarios

  1. No había mejorpeor día para que se estropeara la trapa! Iba a acabar siendo un día bueno!
    Pero mejor si para la segunda dosis la trapa hace sus ejercicios sola.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here