El lápiz

0
250

Van un músico, una opositora, una ilustradora y un periodista a la tiendita.

  • Soy músico, y necesito el lápiz.
  • Muy bien, tu lápiz es el Blackwing matte. Sus 203mm. de madera de cedro, la enérgica goma de borrar, su mina blanda de grafito japonés, de trazo suave y oscuro, harán tu composición más feliz, y se contagiará en tus melodías. Avísame cuando des tu próximo concierto.
  • Soy opositora, y necesito el lápiz.
  • El tuyo es el Blackwing natural. El grafito más firme de todos te permitirá escribir y escribir sin que la mina se rompa inoportunamente. Su cuerpo hexagonal hará que no ruede por la biblioteca. Y si borras mucho, tenemos recambios, pequeñas gomas rectangulares que encajan perfectas en el cabezal. Es tu lápiz para aprobar. Ya me lo contarás.
  • Soy ilustradora, y necesito el lápiz.
  • Para ti, el ideal es el Blackwing pearl. Mira qué acabado en blanco ligeramente perlado, igual que su goma, y el grafito de dureza media, perfecto para dar vida a tus personajes. ¿Sabes que se cuenta que un animador de Disney pidió ser enterrado con su Blackwing?
  • Soy periodista, y necesito el lápiz.
  • Tienes que escribir con un lápiz que no es un lápiz, es una historia: es el lápiz de escritores, artesanos, diseñadores, músicos… Es el lápiz que nace en América en los años 30, desaparece en los 90 y resurge en los 2000; sale en Mad Men, lo usa John Steinbeck, y promete «el doble de velocidad con la mitad de presión». Tu lápiz es el Blackwing 602. Sácale punta, y a contar historias.

Todo es más o menos ficción. Salvo los lápices. Que son reales como la música, el estudio, el dibujo, las historias, y la felicidad que nos dan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here