Disimulando

2
278

Comenzamos la Escuela de Scrap a través de Zoom. Es tiempo de adaptarse, crisis en chino significa oportunidad, reinventarse es bonito… Aburrida me tiene la retahíla. Me la digo one more time. Al final, se trata de que es jueves, son las cinco, y volvemos a la Escuela de Scrap. Iniciar Sesión.

Entran dos atentas a la tienda, minimizo Zoom. Una va a hacer un álbum para la otra, vienen a elegir papel, se limpian con gel, dudan entre lokta o Tassotti. Se asoman por la puerta otras dos atentas. Por el aforo limitado, les pido si pueden esperar. «Claro, hace una tarde estupenda.» «¿Dirán lo mismo en diciembre?», me pregunto para mis adentros temerosos. Les agradezco, sonríen con los ojos, las de dentro lo pillan y espabilan. A su marcha, activo el protocolo Sanitol.

Maximizo ventana. En sus casas, las escraperitas trabajan. Pasados esos primeros minutos raros, raros dentro de lo raro, emergen las explicaciones del proyecto, las dimensiones de los papeles, las risas compartidas, permanece la esencia de una clase normal. Hasta que E. dice que no tiene cartón: en la antigua normalidad, saldría del atelier a la tiendita, y lo cogería. En la nueva, trato de meterlo por la pantalla y nada. Reclamamos un Zoom 3D, nos reímos, disimulamos. Se me acaba la batería, me despido de las chicas, tiro besos a la pantalla, qué monas tengo las uñas. Salir de la reunión.

Me quedo pensando en el esfuerzo que todos estamos haciendo, las renuncias para cuidarnos, el brazo que estamos echando de tanto remar. Y también pienso, para mis adentros confiados, que esto no es para siempre, que un día nosécuándo volveremos a juntarnos, y nos volveremos a abrazar. Mientras, acepto tirar besos desde lejos. A veces me sale natural. Y a veces, disimulando.

2 Comentarios

  1. No sé cuándo llegará ese momento, pero llegará María. Y un día entraremos en la tiendita sin mirar si hay más gente dentro, y nos daremos todos esos abrazos que nos hemos dejado de dar. Mientras nos abrazamos con la mirada y con el papel. ❤️❤️

    • Así es, querida Sara. No era necesario todo esto para apreciar el valor de un abrazo, ya lo sabíamos de antes, pero estamos aprendiendo a abrazar con la mirada. Y el papel, como dices precioso : )

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here