Del atelier a tu casa

6
292

Hace 6 años tampoco tuve vacaciones. Fue el verano de preparar la canastilla de la bimba, elegir muebles, pintar su habitación, cuidar de que todo estuviera listo para cuando viniera. Aquel verano sin vacaciones trajo una bimba preciosa, la que salta ahora de alegría porque al fin llueve, después de muchos días de calor. En esta familia, saltamos de alegría cuando llueve porque sabemos que trae prosperidad, también a las tienditas de papel.

Hace 6 años también tenía un nudo en el estómago. Me lancé a abrir una papelería bonita en un recodo de la ciudad, un sitio donde hacer talleres y vender washi tape. No sabía casi de nada, pero me impulsaba una intuición poderosa, que susurraba que todo iba a ir bien. Y un poderoso dolor de tripa. Como éste de ahora.

Era mi familia la que me acompañó, hace 6 años, hasta la puerta de Atentamente. Me dijo, Estamos contigo siempre. Ahora, al lanzar los talleres atentos online, están F. y sus colegas en la grabación; M. y sus compis para el diseño y la programación; E. con un vídeo para las redes, y M. con sus fotos llenas de luz; están los talleristas que siempre dicen sí, y la corriente atenta que siempre dice olé. Y está mi familia, que sigue apoyada a la puerta.

Será que mis papás me hicieron en verano, y por eso en verano se me remueven las energías y me da por hacer papelerías. Será porque llueve. Será porque tenía que ser. Será que sacamos los talleres del atelier y te los llevamos a casa, me duele la barriga, volvemos a nacer, la familia, la corriente atenta. Todo va a salir bien.

6 Comentarios

  1. Será porque tenía que ser. Porque de esta mier… que estamos viviendo tenían que seguir saliendo cosas bonitas, de gente más bonita aún. Porque si no se puede ir al atelier el atelier vendrá a nuestras casas para que no lo olvidamos, y recordemos que pronto (ojalá) podamos volver a reunirnos en la bimba. Eres grande María! 🥰😘

  2. Va a salir MUY BIEN, María!
    Porque hace 6 años no había una pandemia, pero las cosas no son fáciles nunca para quien quiere emprender en este país. Que no es mi caso, pero sí el de algún que otro amigo y familiar. Y los pequeños negocios lo tienen mucho más difícil cuando llegan tsunamis como este. Y es a las bimbas lindas a las que hay que ayudar en estos momentos para que no se caigan y, si se caen, sólo se hagan un rasguñito de nada.
    Hace un rato he abierto el enlace al taller y estoy matriculada para empezar el curso, en septiembre, como cuando era niña. Con ilusión y mariposas en el estómago.
    Un enorme abrazo sin mascarilla, que por aquí sí se puede.
    Juana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here