Díselo a las atentas

0
360
  • ¿Y por qué ya no vienen las chicas?
  • Es que hemos tenido que cerrar un tiempo, porque hay un virus ahí fuera, y tenemos que quedarnos en casa para no enfermar.
  • Ah… ¿Y ya no van a volver al atelier?
  • Claro que van a volver, pero tenemos que hacerlo poco a poco, seguramente vengan menos, usaremos mascarillas…
  • ¿Mascarillas?

La bimba me mira asombrada, con su zapatilla amarilla da pataditas al suelo, vuelve a su dibujo, tumbada en el atelier. Yo también estoy perpleja, llevamos muchos meses sin talleres, la vuelta será con distancias, con restricciones, con el lógico reparo de las aprendices, que tienen ganas locas por volver, pero quizás no en estas nuevas condiciones. Tampoco podemos estar mucho más tiempo sin organizar talleres, son el corazón de la tiendita, un muro de carga del negocio, la mitad de Atentamente, que es papelería, y es atelier.

  • No sé, bimba, ¿y si probamos con los talleres online?
  • ¿Online? ¡Sííííííí! ¡Toda la gente que mira las fotos de los talleres, y que vive lejos, ahora podría hacerlos!
  • Pero como la alegría que desencadena venir al taller, no hay nada.
  • Ya buscaríamos la manera de que las aprendices virtuales la sintieran.
  • Y a lo mejor las atentas dicen que para qué más talleres, cuando youtube está petado de tutoriales.
  • Hacer un taller atento es siempre una experiencia única de felicidad, da lo mismo que sea en esta mesa, o en la de su casa.
  • Jo.
  • ¿Y si preguntas a las atentas?
  • ¿…?
  • ¡Claro! Diles que estás pensando en hacer talleres online, que qué les parece.

Se queda la bimba dibujando en el atelier, vengo al ordenador, un hada madrina me ayuda a redactar este sondeo para las atentas, lo envío. Dejo de oír la zapatilla amarilla contra el suelo. Se ha dormido. Y sonrío.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here