Cinco años tiene la bimba

0
209

Querida bimba,

De tu primer año no recuerdo casi nada. Estaba tan emocionada y tan cagada, era todo tan nuevo y tan fantástico, tú tan bebé, yo tan novata, con la L de papelera prendida en la falda. Nunca he tenido tantas multas. Me recuerdo por las calles, que no las andaba, las centrifugaba. Fue un año que pasó rápido y pasó hondo.

Como las vacaciones de este verano. He vuelto a hacer el camino, bimba. Otra vez con mi bici chunga y mis alforjas pesadas, las penas revueltas entre camisetas y bragas. Se fueron aflojando a golpe de pedal, de mar, de caminos bajo uvas albariño, de lluvia y crema solar. Mientras esperaba sellar la compostela, te mandé una postal.

Una de las tantísimas que tienes en la pared. En estos cinco años, te has colado en la vida de la corriente atenta, que te mima, te hace cariños, y cuando viaja, te escribe postales preciosas. ¿Cuántas habrá? Las voy a contar.*

Le cuento al oftalmólogo que un día, leyendo en la playa, me enfadé mogollón: ¿a quién se le ocurre editar un libro con un cuerpo de letra tan diminuto? Me dice que eso se llama prescibia, que es normal cuando cumples una edad, que con unas gafas de cerca voy a leer fenomenal.

Pero la que cumple eres tú, mi bimba. Cinco años de historias, alegrías, hallazgos, vida. De tanto y tan bonito papel. Y también cinco años de esfuerzo, malabarismos, miedos. No pude abrazar a Santi porque lo están restaurando. Pero sí pude verlo de lejos, entre andamios. Le vacié las alforjas. Me dijo que no más penas. Le dije que sí, y se me calló una lagrimita. Y ahora sé que no pasa nada. Dice el oftalmólogo que tengo una lágrima fantástica.

Tanti auguri, cara bimba : )

Atentamente,

la papelera.

*189.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here