A remojo

0
275

Suelen ser los viernes días de poco bullicio en la tiendita. No sé si porque la gente llega al finde a gatas, o porque comienza el finde a tope. El caso es que, este día, se suaviza la afluencia de atentas. Así que, también nosotras bajamos el ritmo, y hacemos las cosas de siempre, más lentamente.

Hoy es viernes. Contesto los correos que quedaron pendientes. Escribo a las aprendices para recordarles que mañana las esperamos en el taller. Repaso que coincida el stock de tienda y web, valoro si hacer tal pago, o hacerme la loca hasta la semana próxima. Se acaba la música. Con mucho cuidado, elijo otra. De vuelta, coloco el Tassotti que finalmente alguien no compró, alineo los lokta, compruebo si quedan troqueladoras de círculo y de corazón. Vuelvo al ordenador, veo la orquídea. Como cada primavera, se despereza con sus espléndidas flores blancas. Es la hora de su baño. La cojo con cariño, nos vamos al atelier.

  • ¿Qué haces, bimba?
  • Se llama Triangulitos de Nepal.

Es un collage hecho con los recortes de papel lokta que sobraron en la Escuela de Scrap. Preparo el baño de la orquídea en una palangana azul. Pienso en su cuidado, un baño de dos horas, tan sencillo, tan lujoso. La bimba recortando, la flor flotando… Lo emprendedor sería volver a mis labores propias de papelera, pero mira, es viernes: decido ponerme a remojo. Preparo un té, me quito los zapatos, estiiiiro el hombro como el fisio me ha enseñado. Miro los carteles de los talleres, hay tantos como años tiene la orquídea, un collage de ideas, cintas de doble cara, tutoriales, agujas curvas, pequeñas crisis, acuarelas, satisfacciones enormes, rotuladores de pincel. Ahora que lo pienso, doy un sorbo al té, el taller es el remojo. Por eso a todas nos sienta tan bien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here