Portarse normal

0
770

«Tú pórtate normal«. Fue la recomendación que escuché hace años a una madre. Iba dirigida a su pequeña hija, que estaba rayando el berrinche. Sus palabras contuvieron el puchero infantil. Yo desde entonces siempre las invoco en situaciones aturullantes.

Hoy es Black Friday y decido portarme normal. ¿Y qué es para mí normal? Pues anunciar por las redes sociales que no me sumo a este sopapo comercial; que los grandes compiten en una liga que no es la mía; que me gusta tener cortesías con la corriente atenta cuando yo decido y no cuando ellos; que fomentar el consumo atropellado da muy mala imagen a nuestros pequeños; que normal que lloren sin nos ven comprar así; que el 10% de la caja de hoy irá destinada a la ong de mi corazón.

Tras el comunicado, continúo a mis cosas de papelera. Al rato, miro instagram. La gente está eufórica:

  • Qué gustazo es seguirte!
  • Muy buena reflexión!
  • Emoticono de aplauso!
  • Muy fan de esto!

Tengo amigas que tienen preciosas tiendas de ropa en la ciudad. Hace unos días hablaba con una, que sí iba a hacer Black Friday, que las clientas le preguntan, que noviembre está siendo horrible, que lo va a intentar a ver si qué tal. Y la entiendo. Ojalá sus percheros se hayan quedado sin un solo vestido.

Llega una atenta, se ha enterado de que soy normal, y viene a comprar papeles, sobres, adornos de navidad. Entra un pedido por la web, escribe en las Observaciones que le parece una idea fenomenal. Un marido busca regalo para su mujer, le cuento lo del 10% y coge un par de cosas más.

Y me doy cuenta de que la gente agradece lo auténtico, conecta con lo verdadero, considera extraordinario mi gesto. Y yo les digo que, en realidad, lo único que hago, es portarme normal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here