Señora de otoño

0
497

Cuando me preguntan por el target el perfil del cliente, siempre digo que, en general, es clienta. Sí, hay maravillosas excepciones —B., cliente buenorro, profe de yoga, caracol— que aportan testosterona a este universo femenino. Pero bimba, tiendita, sorellina, papelera, talleristas, corriente atenta… Somos mayoría acabada en a.

Cuando me preguntan por el average la edad media de los clientes, vuelvo a decir que son clientas, pero aquí no consigo identificar una edad dominante: vienen jóvenes mamás a regalarse un taller; preadolescentes con las monedas justas para un washi; universitarias necesitadas de bolis bonitos; maestras que encuentran en la tiendita su patio de recreo. Vienen solas o a pares: hermanas, mamá con hija, amigas, tía y sobrina, compañeras de la uni. Me gustan todas, aunque a la que más admiro, la que más me emociona, es la señora mayor.

Termino de abrir, suena la puerta, y ahí está ella: zapatones de pies operados, pantalón beig, jersey de entretiempo, pañuelo enroscado al cuello, el pelo almidonado en un precioso tinte castaño.

  • Hola, bonita.
  • Buenos días.
  • Mira, busco esto:

De su bolsito cruzado en bandolera, saca el móvil. Abre el wasap. Pincha en Nena, y aparece la foto de las acuarelas de la web.

  • Me dice mi hija que aquí las tenéis.
  • Así es, son unas acuarelas estupendas, con pincel, en colores neón y metalizados.
  • ¿Las pueden usar niñas?
  • [Sonrío] A partir de 3 años.
  • Perfecto, son para mi nieta. ¿Me las puedes envolver?

Mientras despliego el operativo “El regalo empieza en el envoltorio“, la señora se desliza por la tiendita. Cuando regresa, observa:

  • ¡Qué diferencia! Vengo de comprarle este pijamita en Zara la tienda de Amancio, les he pedido que me lo envuelvan para regalo, ¿y sabes qué han hecho? ¡Darme un sobre para que lo haga yo!

Se marcha la señora del pelo de otoño. Lleva un regalo para su nieta. Deja otro para mí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here