Arena de praia

0
538

Me preguntan si echo de menos a la empleada del año. Todo el tiempo: yo llegaba y ella ya estaba dale que dale en el atelier:

  • Jefa! Acaban de llegar dos cajas de Artemio. Las subo a la web, y hacemos un stories.
  • Jefa! Un pedido en la web. ¡Te dije que el kit de encuadernación lo iba a petar!
  • ¿Y si hacemos talleres semanales, un mercadillo de segunda mano, una crop? ¡Tú decides, jefa, tú decides!

Es pura creatividad, y energía, y eficacia, y risa. Rocío, eres la mejor. La recuerdo mientras busco la manera de acoplar sus tareas a las mías. Mi plan es concederme tiempo, no agobiarme si las novedades no están subidas a la web en cero coma, ni resoplar si se quedan mensajes perdidos en el chat. Y sobre todo, respetar mi tiempo de descanso: medito esto a mediodía, con dos pinchos engullidos, mientras preparo los pedidos.

Es que los pedidos tienen que salir o’clock, ir bien empaquetados, atesorar algo del encanto de lo atento para que, al abrirlos, te sientas la persona más afortunada del planeta papel.

Los pedidos de verano llevan las siguientes fases:

  • Envolver en papel de seda.
  • Abrazar con cinta de tela azul, estampada con un AtentamenteBarquito de Papel-Atentamente-Barquito de papel.
  • Escribir la postal de agradecimiento. Y aquí da igual la plancha que tenga: la postal merece ser escrita despacio, con cariño.
  • Estampar la caja, montarla. Si cabe todo en una, guay. Si no, en dos. En este caso, repetir los pasos 1 y 2.
  • Colocar la bolsita de arena. Este verano, en el mar, pensé que sería bonito añadir un poquito de playa en los pedidos. Es una arena finísima, a veces se cuela una piedra de la orilla, y la brisa, y la pausa de Portugal.

Agradezco cada uno de los 68 pedidos de este verano. Porque polinizan lo atento. Y te llevan al mar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here