Güichi y güichi

2
1002

Es por la tarde. Tengo un sueño atroz. A ratos es primavera; a ratos, enciendo la calefacción. Hago un pedido, pago facturas, contesto correos. Tengo un sueño atroz. En el atelier, baño a la orquídea; ordeno las troqueladoras por colores, envidio a la orquídea, miro vídeos en youtube sobre encuadernación, busco una canción. Hago cosas para olvidar que mis sobris iban a venir a jugar con bimba y sorellina, y finalmente no vendrán. Viven lejos — son las hijas del hermano que vive lejos— y planeaban visitar la tiendita. Otra vez será.

Llegan dos niñas.

  • Hola.
  • Hola.
  • Vamos a mirar.
  • Vale.

Cuchichean —güichi güichi— en torno al washi tape. No parecen decidirse, y se van hacia las gomitas de borrar. Tampoco. Esos planificadores parece que… que no.

  • Si os puedo ayudar.
  • Sí, no, gracias. Buscamos algo pero no sabemos qué.

Qué sabias. Les muestro algunas cosas que les pueda encajar: lápices, cuadernos, sellos pequeñitos…

Se acaba la música, son capaces de cuchichear —güisshhiii— aún más bajito. Las miro y me hacen tantísima gracia, con el moñaco, sus zapas gastadas, sus granitos, la leve rayita que dibuja sus ojos, la totebag. Serían buenas amigas de mis sobris. Y no dicen en plan.

Ya se marchan güichi y güichi con pegatinas y washi. Me gusta tener una tienda que guste a pequeños y mayores, que se acomode a presupuestos de monederito de crochet o de visa oro, que cumpla con los sueños de la corriente atenta, que sabe a lo que viene o no, pero sabe que está aquí.

Wasap de sobrina gato:

  • Tiiiita. ¿Nos traerás el Tassotti Música este sábado?
  • Claro que sí, gatito. ¿Sabes qué?
  • ¡Qué!
  • Acaban de irse unas niñas que llevaban una totebag de Harry Potter.
  • ¿Y qué han comprado?
  • Washi y pegatinas.
  • ¡¡Ohhh!! Seríamos grandísimas amigas.

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here