A las armas

2
1402

Lo voy a decir burramente: yo pensaba que la tienda online lo iba a petar. Que cada día iban a llegar ene tendiendo a infinito pedidos, que las fotos de clientes posando con sus pedidos iban a ser trending topic, que esto sería un no parar. Ya lo he dicho burramente.

Tras dos meses de tienda online, caigo en la cuenta de que los tres años de la tiendita son de la tiendita: éste es un negocio nuevo, y como tal, exige armarse de paciencia, confianza, constancia, ilusión. Además, es nuevo en internet, donde ya hay de todísimo desde hace muchísimo. Y para rematar, es un negocio que sumar al que ya tenías.

¿Estaré ovulando? ¿Será por la calefacción que no funciona? ¿O quizás el váter que hace una semana encaqueció medio taller? ¿O será que cuidar de bimba y acunar a sorellina me tiene más desquiciada de lo natural? No identifico bien por qué tanta queja, no me gusta, no me pega, y contrae el aura.

En el lado chachi está la empleada del año, que curra con eficacia alemana en el mantenimiento de la web, aclara dudas a través del chat, prepara los envíos más bonitos y delicados del planeta online. Y enseña a la bimba vocabulario para la vida: chusmerío, chorbo, tía, ychispún. Mucha gente navega por la web y luego se acerca a Atentamente porque «he visto en la página que habéis recibido nuevos troqueles, ay, sí, jo, qué bonitos son.» Y cada vez que llegan pedidos, saltamos frente al portátil.

Decido pasar de quejas, comprar unos calcetines gordos, y alinearme con las historias que contamos a diario en las redes, los talleres maravillosos, las marcas más especiales, la corriente atenta. Decido emprender dos negocios y doblar las armas: paciencia², tinte para las canas², confianza², yoga², trabajo², birras³, ilusión². Y que se expanda a gusto el aura.

 

 

2 Comentarios

  1. Añade que verte es un plus Maria… hablar contigo, disfrutar de la tiendita… es como el «y además de llevarme cosas preciosas me llenan un poquito de luz» 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here