Horario europeo

4
344
  • ¿Y a qué hora cierras?
  • Hace media hora. Nada, cuando acabes, sin prisa, es mi casa de papel.
  • ¡Uys, pues ya me marcho. Es que, como tienes este horario europeo… ¡Ay, qué monada! ¿Y esto qué es?

Recuerdo a esta clienta dispersa mientras me ato los cordones de las zapas. Cuando pensé el horario de Atentamente, lo hice asegurándome de que podría salir a correr por las mañanas. Me gusta levantar la persiana y ver si el día me regala media hora de trote suave. Da igual si luego me voy maquillando en el bus o abro la tiendita con el pelo aún mojado. El papel es sagrado. Correr, también.

Para mí, un horario europeo es aquél que se adapta sensatamente a la vida personal, a las circunstancias laborales. Y, por diverso, habituarse a él puede resultar chocante. Es verdad que a veces entra gente en la tiendita diciendo que vinieron y que estaba cerrada. A mí ese comentario me pone a mil como a Vicky Larranz, porque a saber si pasaron a las 8.40 cuando dejaban a sus bambinos en la escuela, o a mediodía, o un domingo, o en Navidad. Prefiero no indagar y practico, una vez más, el silencio atento. A este ritmo, me voy a comunicar con un pizarrín.

Y es verdad que, los lunes por la mañana, la bimba duerme. Duerme para que la papelera pueda ir al banco, a por flores, quedarse quietina en su casa de ladrillo, o regresar de pasar el domingo en su tierra santa. Puede que las 10.30 suene tarde; pero hablamos de una papelería, no de una lonja. Y reconozco que a veces no abro a tiempo; aunque tampoco tengo prisa por cerrar: en los talleres, el tiempo se detiene y la corriente atenta está tan a gusto que planta en el atelier una tienda, y se queda a vivir. Y yo, feliz.

Qué trote tan bueno he hecho. En 40 minutos despierto a la bimba. Viva el horario europeo.

4 Comentarios

  1. Venga yaaaaaaaaa ¿quién en su sano juicio va a una papelería a las 8:40 am.? Lo que faltaba. Precisamente lanzarse a emprender digo yo, permitirá la libertad de decisiones y horarios, si te va bien bien y si no pues vuelves. Miras el horario en la puerta y vuelves. El silencio atento es otra virtud de la Bimba y su dueña, mujer entera y saludable, yogui corredora, que va a comprar flores y al banco, vamos que cumple con sus obligaciones las de la sociedad y las propias… Qué más se puede pedir de un profesional experto. Que te atienda alguien sano.

  2. Larraz. Es Vicky Larraz, sin -n- . QUÉ EXCUSA MÁS BUENA para desvelar que hace seis años intercambié unos mensajes con ella y, entre lo que hablamos, salieron a colación sus raices. Y cito:

    «Si, de hecho el nombre Larraz, que es por parte de abuela paterna es de la ciudad de Tudela, y cuando tuve en concierto en Tudela, me recibieron de una forma muy «especial» ya que de ahi parte mi apellido»

    Ea

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here