Curriculum Vitae

4
435

Un negocio es negocio cuando cumple tres premisas:

– Tiene la carga de los extintores al día.

– Cuenta con amigos que aparecen con cervezas en los bolsillos.

– Recibe curriculum vitae.

Atentamente aún no es un negocio, pero le falta muy poquito: lo de los extintores es cuestión de días.

En apenas unas semanas, la tienda de papel ha recogido currículos dispares: una joven que se ofrecía como dependienta, una profesora de inglés, una señora que si conocía a abuelos para pasearlos ―muñequita del wasap que levanta los hombros―. También se han presentado talleristas que mostraban sus proyectos de scrapbooking, postales, bolsos, encuadernación… Da mucha alegría conocer a gente a quien, lo que mejor se le da, es hacer cosas bonitas.

Pero el mejor currículo, el mejor sin duda, me lo ha entregado una mujer divina, en mano, y a mano.

Es un día de mucho jaleo, y no puedo leerlo más que al final de la tarde, cuando ya apago las luces, pero no la música. Suenan piezas de Wagner. Me siento en el pupitre. Leo:

Estudios: “Disposición absoluta a aprender, partiendo del fondo de las raíces echadas en una familia rica en valores.”

Experiencia: “Desde el sentido común, pude organizar y gestionar mi empresa. No era administrativa, pero fui aprendiendo a serlo; ni enfermera ni geriatra, y supe hacer esos trabajos. Ni psicóloga… y aprendí leyendo a los que sí lo eran, para poder yo ayudar, para ayudarme a mí misma.”

Habilidades: “Cercanía. Responsabilidad. Disponibilidad. Ayuda. Discreción, discreción y discreción.”

Idiomas: “El amor, el amor, el amor. El servicio. La empatía. Ser amiga de mis amigos.”

Contactos: “Puertas siempre abiertas, las 24 horas del día, y brazos extendidos para abrazar y recibir.”

No es por causa de la música. Nada tiene que ver la estela que deja la luz, que se marcha de puntillas. Lloro porque esa formación la querría cualquier empresa, esa experiencia serviría en cualquier sector.

Pero resulta que ese currículo, hecho a mano, me lo entregaron, a mí, en mano.

Una mujer divina.

Divina y madre.

La mía.

4 Comentarios

  1. Qué encanto este post!! Entré a tu blog a través de Internet y leí sobre Italia y la nostalgia… Llegué antes de ayer y ya tengo tantas ganas de volver!! También a poner una papelería ? Gracias por escribir!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here