En busca del nombre perfecto

2
345

(Chat con mi querida S.)

–       Ay, Marieta, no sé qué le pasa al Facebook contigo, que me pide todo el rato que visite La niña rubio.

–       La niña rubio… Pues sería un nombre precioso para mi tiendita de papel.

La sugerencia de S. no cumplía ni un solo requisito para ser un buen nombre –un buen naming, que se me noten los libros de marketing-: no era corto, no se asociaba naturalmente al negocio, no era fácil de recordar. ¡Era perfecto!

Escribí entonces a M. para pedirle que diseñara la identidad visual. Desde que se presentó al examen de Documentación con una camiseta de Google en la que se leía Voy a tener suerte, me ganó para siempre. Estaba segura de que era la mejor para imaginar mis sueños.

A los días, me llamó y me enumeró los requisitos de los libros de marketing. “No es que La niña rubio sea mal nombre, pero dale una vuelta, meritina, piénsalo más, inspírate, juega con palabras que tengan que ver con el papel, con papelerías… Y si no encuentras nada que te convenza más, a tope con La niña rubio.”

Dije que sí con la boca chica, porque yo ya sabía que mi nombre era perfecto. Aun así, pensé, busqué, jugué con palabras, hice una lista en el cuaderno… Y entonces -era por la tarde- llegó. Atentamente, escribí con mi mano zurda. A-ten-ta-men-te, pronuncié bajito. Atentamente… acaricié. Este sí que era perfecto.

Decidí probar su efecto diciéndoselo a mis queridos más queridos. Se lo escribí a R. en una servilleta mientras tomábamos unos vinos. Asintió. A mis padres, en una blonda que ya está guardada entre sus tesoros. M. M. –quien, en una servilleta, me regaló el nombre de este blog, grazie, ganzo!- apreció que era muy buen nombre porque siempre estaría el primero en las papelerías de las Páginas Amarillas.

Más que un nombre coherente, preñado de recuerdos, Atentamente es una solemne declaración de intenciones: un modo de hacer las cosas, una forma de escoger papeles, sellos y tintas; el cuidado en la música y las flores, el fundamento que sostiene los talleres, una opción por ser amables tenderos, cordiales vecinos.

Cuenta como quiero vivir. Es el nombre perfecto.

 

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here